Estás en: Inicio » Plan de Erradicación y Prevención » Metodología » Vigilancia y seguimiento de las palmeras

 
Vigilancia y seguimiento de las palmeras

Inspección visual

En caso de palmeras canarias, el daño se localiza principalmente en la cabeza o corona de la palmera, por lo que observaremos si hay:

  • Hojas externas caídas, con señales evidentes de desgarramientos a nivel de la inserción con el tronco.
  • Desplomado general de la corona de hojas.
  • Un aspecto ligeramente decaído de las hojas mas tiernas del penacho central (palmito), adquiriendo una coloración que vira del amarillo al pardo rojizo.
  • Orificios en el corte de las tábalas de la corona.
  • Restos de pupas (capullos o croquetas) entre tábalas y hojas.
  • Flechas con ángulo sobre la vertical.
  • Retorcimiento de las hojas en las axilas.
  • Foliolos comidos o perdigonados.
  • Raquis comidos y/o tronchados.
  • En hojas en el suelo productos de una poda, y en el corte, galerías de 1-2 cm. producidas por larvas.
  • Restos de fibras.

En el caso de palmeras datileras, el daño lo observaremos principalmente en la base de la misma, en la zona donde se encuentran los hijuelos y en el tronco, por lo que observaremos si hay:

  • Exudación de color rojizo o negro y restos de fibra que pueden aparecer en el fuste de los ejemplares afectados
  • Hijuelos con hojas comidas.
  • Pupas y orificios al levantar algunas de las axilas de las hojas que quedan pegadas al tronco.

Reconocimiento mecánico

Se tiraran de los palmitos de las palmeras, ya que se desprenden con facilidad en las palmeras afectadas. Igualmente se tirará de aquellas hojas que estén tronchadas ya que se desprenden con facilidad si están afectadas.

Reconocimiento olfativo

Se introducirán varillas metálicas entre los intersticios de las hojas y dirigidas hacia el tronco, que se olerán una vez retiradas, ya que el olor a fermentación es característico de la presencia del picudo.

Reconocimiento auditivo

Uso de audiodetectores, en caso de sospecha.

Simbología y protocolo de marcado de palmeras

Una vez concluida la inspección se marcará el estípite de la palmera con pintura, en forma de punto y a unos 80 cm de la base. La marca debe estar orientada de manera que sea sencilla su localización y en casos de formaciones silvestres, jardines o zonas verdes, con orientación sur. Los colores a emplear serán únicamente el verde, el amarillo y el rojo. En función del resultado de la inspección se empleará un color u otro:

  • Verde: Cuando la palmera no presente ningún síntoma de albergar a Rhynchophorus ferrugineus. Síntomas descritos anteriormente.
  • Amarillo: Se marcarán palmeras que estén bajo sospecha, esto es, aquellas que presenten daños leves en las hojas y la ausencia de capullos o “croquetas”. Los técnicos responsables podrán cambiar el grado de sospecha a ejemplar infectado (marca roja). Las palmeras con marca amarilla tendrán inspecciones con frecuencias de una a dos semanas con el fin de observar su evolución.
  • Rojo: Marcado a realizar sólo por los técnicos responsables, indica que la palmera está infectada por Rhynchophorus ferrugineus. El equipo de erradicación deberá proceder con rapidez.